lunes, 21 de noviembre de 2011

LA MADUREZ DE ROBIN VAN PERSIE



Cuando llegó a Inglaterra hace 7 años, apuntaba a convertirse en uno de los atacantes de referencia mundial en la segunda mitad de la década pasada. Dentro del Arsenal tuvo que compartir la posición de atacante con delanteros como Henry o Adebayor, vio como su club incorporaba cada verano a otros atacantes que podían disputarle el puesto (Bendtner, Vela, Arshavin, Chamakh...) y la eterna maldición de las lesiones le impidió en todo momento pasar de disputar más de las dos terceras partes de los partidos de su equipo.

Para la historia no quedaron registradas sus marcas goleadoras, sino las de Drogba, Cristiano, Messi o Eto´o. Durante todos estos años su papel como delantero goleador primero y como hombre de equipo fue oscurecido y discutido. Hoy, cuando el Arsenal amenazaba con una debacle histórica, con una fuga de talentos irreversible...

1 comentario:

  1. El caso de Van Persie es curioso.

    Su posición: primero empezó más de extremo, aunque el Arsenal aún jugaba con un 4-4-2 muy fluido. Poco a poco cada vez su rol se fue centrando, aunque nunca era la referencia del equipo por las lesiones.

    Sus lesiones: hubo un tiempo en que sus lesiones eran musculares. De eso hace ya algunas temporadas. Los últimos años ha tenido más lesiones de mala suerte o de entradas duras del rival (por ejemplo la de Chiellini en un amistoso) que musculares.

    Eso significa que en condiciones normales, y más teniendo en cuenta que cada vez más toca menos balón, arriesgándose menos a recibir entradas, debería tener mucha más continuidad. Y parece que por fin la está teniendo.

    Sus promedios goleadores actuales son sorprendentes, pero tampoco mucho. Desde hace 3-4 temporadas se intuía, jugaba unos cuantos partidos y empezaba a marcar goles con facilidad.

    A partir de, creo, enero de 2010, empezó el año marcando todos los goles del Arsenal, todos. Terminó la temporada en muy buena forma, pero al principio de la siguiente tuvo una lesión de mala suerte al quedarse con el pie clavado al girar y romperse el tobillo.

    Volvió al empezar 2011, y otra vez marcando todos los goles del Arsenal casi. Y así hasta ahora, con números excelentes pero al parecer no suficientemente buenos para entrar en la lista del balón de oro en lugar de, por ejemplo, Abidal.

    ResponderEliminar